sábado, 8 de octubre de 2016

Annabella

  Cuenta la leyenda, que hubo una vez un amor que superó los límites de la separación, del dolor y la muerte, dos almas unidas en una sola separadas por una cruel guerra.

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 35mm / exp 1/200s - f4.5 / ISO 320 / Medición ponderada al centro / flash si / Edición Adobe Photoshop CS4
  Corría el año 1495, Carlos VIII rey de Francia, buscando el apoyo de Ludovico Sforza, regente de Milán, había invadido Italia, con el fin último de hacerse con el trono del próspero Reino de Nápoles esgrimiendo sus derechos angevinos por su parentesco con Renato de Anjou, antiguo monarca de aquel reino. El aviso de Fernando I Rey de Nápoles a los príncipes italianos no consigue parar el avance de 38000 soldados franceses a través de las ciudades-estado italianas, como tampoco lo consigue su sucesor, Alfonso II, mandando a su hijo Ferrandino, Duque de Calabria, a luchar junto a las tropas Papales y Florentinas; numerosos condottieri,  se van uniendo a las tropas francesas en su avance, Roma es tomada y posteriormente Nápoles.

Las ciudades italianas fueron escenario de familias rotas por el dolor, besos con la urgencia de la separación inminente, miradas hacia lo que se deja y lo que con probabilidad se perderá para siempre en este inicio de guerra.

Las noticias llegaban tarde y mal a la ciudad de Montepulciano, que como el resto de la Toscana, estaba ocupada por las tropas Francesas. Se desconocía la suerte de aquellos que habían abandonado la ciudad en pos de la defensa del país; había hambre y desolación,  además  de dolor por una generación probablemente perdida.

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 31mm / exp 1/200s - f4.2 / ISO 320 / Medición ponderada al centro / flash si / Edición Adobe Photoshop CS4


Annabella miraba su flamante vestido de novia mientras las lágrimas recorrían sus mejillas, en su mente solo estaba la despedida con Dario antes de partir a luchar junto al Duque de Calabria, y sobre todo sus últimas palabras “pase lo que pase, mi corazón te esperará allí donde vaya por toda la eternidad”… era su mejor amigo, su compañero desde la niñez, el amor de su vida y esa odiosa guerra había hecho imposible su casamiento a pesar que en su destino parecía estar escrito desde que nacieron. No comía, no dormía, presa de la desesperación de no recibir noticia alguna desde hacía un año, necesitaba algo que calmara su alma, que tranquilizara su espíritu… había pensado incluso en coger su caballo y adentrarse en aquel territorio bañado de sangre simplemente para darle un único beso… ¿pero, hacia donde dirigirse? Solo sabía que todo estaba perdido y que no había esperanza para los pueblos italianos.

En esos días de angustia, era visitada frecuentemente por Piero Frazzetti un mercader amigo de la familia de Annabella. Piero era un hombre peculiar, se podría catalogar como un hombre hecho a sí mismo, marino de profesión había hecho fortuna surcando los mares de Oriente y consiguiendo artículos  valiosos y exóticos muy apreciados por las familias ricas de la zona, el mismo era coleccionista de numerosos objetos variopintos adquiridos por esa latitudes, la mayoría tenían una historia curiosa y si no la tenían, él las inventaba para quien quisiera escucharlas; hombre sabio, pero tachado de loco por sus vecinos dado su espíritu emprendedor, había perdido gran parte de su fortuna consecuencia del bloqueo marítimo derivado de la guerra.

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 18mm / exp 1/640s - f3.5 / ISO 320 / Medición ponderada al centro / flash no / Edición Adobe Photoshop CS4


Piero fue testigo de cómo la mente de  Annabella iba enfermando, de cómo su cuerpo se  consumía poco a poco, y a pesar de sus palabras de ánimo y sus consejos de amigo nada surtía  efecto en ella. Un día, después de obligarla a dar un paseo por la Piazza Grande, decidió contarle una historia, sobre un objeto volador con propiedades mágicas y que el mismo había traído de oriente. El objeto en cuestión eran unas esferas voladoras que según contaban por esas latitudes, tenían la facultad de hacer llegar cualquier mensaje a la persona amada estuviera donde estuviera, simplemente se tenía que escribir unas pequeñas notas con los mensajes e introducirlos cuidadosamente en cada una de ellas, si había un amor fuerte y se creía suficientemente en él, el  artefacto con ayuda de los vientos, llegaría hasta su destino y la persona lo recibiría. Por primera vez en un año, vio brillar una luz de esperanza en los ojos de Annabella. Con dedos temblorosos fue escribiendo una a una las notas con los anhelos y deseos que quería hacer llegar a Dario y cuidadosamente las fueron colcando en cada una de las esferas, cuando Piero la vio marchar esa tarde se sintió feliz de haber inventado esa historia para ella.

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 35mm / exp 1/1600s - f4.5 / ISO 320 / Medición ponderada al centro / flash no / Edición Adobe Photoshop CS4


En ese tiempo, los reyes católicos deciden mandar un ejército expedicionario al mando del Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba y así unirse a las tropas de Ferrandino, ya Fernando II de Nápoles tras la abdicación de su padre; tras reconquistar  Sicilia Citerior, se encaminaron hacia la conquista de Nápoles. La batalla del 7 de Julio de 1495  fue decisiva, y la insurrección popular clave, para la total expulsión del ejército francés de la ciudad, pero en ella Dario Neri quedó malherido y esa noche fue trasladado al Hospital de campaña.

Anabella concilió el sueño plácidamente por primera vez desde hacía meses pero a mitad de la noche se despertó bruscamente presa de un pánico indescriptible, el frio intenso le recorría la espina dorsal y lagrimas de desesperación acudieron a sus ojos. Rápidamente se levantó preparó su montura y se vistió sin saber porque con su vestido de novia, cogió las esferas que ella creía mágicas y se encaminó hacia el lago de Montepulciano, rayaba el alba cuando dejaba atrás las casas del pueblo marcadas con yeso por los franceses.

En aquel lago fue donde Dario le dio su primer beso y donde le pidió matrimonio, una vez allí pensó en los paseos que daban por las tardes, en las timidas caricias que se prodigaban y en los tímidos besos robados y dejo volar las esferas hacia las nubes, después, como himnotizada, se dirigió al lago y lentamente se  adentró en él, imaginando que cada roce del agua en su piel era una caricia que Dario le daba, y así  siguió poco a poco hasta que desapareció en la profundidad del lago.

Dario se debatía entre la vida y la muerte, había perdido mucha sangre, la fiebre le hacia delirar y las fuerzas le abandonaron ; con los primeros rayos de sol de aquel día, y tras nombrar a Annabella, murió.

En ese preciso momento el artefacto volador del Signore Frazzetti se perdía tras las nubes.

Fin
 
Carmen Donado Torres
Música: Awaken de Dario Marianelli
 

miércoles, 5 de octubre de 2016

Sueños

Te espero en mis sueños... se que vendrás,
 y como cada noche me harás sentir única y especial, erizarás mi piel con tus caricias, calmarás mi sed con tus besos...
 Te espero en mis sueños... se que podré esperar,
porque juntos descubriremos lugares mágicos y jugaremos a juegos aun no inventados.
 Te espero en mis sueños, se que encontraremos el momento,
de escribir nuestra historia, llena de complicidad y de momentos especiales, como en un cuento de hadas, como esos grandes Romances escritos con un gran final feliz.
 Te espero, porque mi piel te anhela, mi corazón te busca y se que tu, estés donde estés, sentirás esa llamada.
 Te espero, desconocido... porque las almas gemelas están destinadas a encontrarse, en algún lugar, en algún momento... por eso, y solo por eso, te sueño.

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 26mm / exp 1/125s - f4 / ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 18mm / exp 1/160s - f3.5 / ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 28mm / exp 1/160s - f4 / ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 18mm / exp 1/200s - f5.6 / ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 22mm / exp 1/125s - f3.8/ ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 26mm / exp 1/125s - f4 / ISO 100 / Medición matricial / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Lista de reproducción: https://open.spotify.com/user/carmen-peke/playlist/5C1u0IImdl4t2s86Y2ihCP

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Songs


Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 50mm / exp 1/400s - f5 / ISO 400 / Medición Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 58mm / exp 1/400s - f5.3 / ISO 400 / Medición Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 62mm / exp 1/400s - f5.3 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 105mm / exp 1/400s - f5.6 / ISO 400 / Medición Ponderada al centro/ flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 52mm / exp 1/400s - f5 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 52mm / exp 1/400s - f5 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 50mm / exp 1/400s - f5 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 85mm / exp 1/400s - f5.6 / ISO 400 / Medición Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4

Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 40mm / exp 1/400s - f4.5 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4
Nikon D80 / Nikkor 18-135mm / L. focal 40mm / exp 1/640s - f4.5 / ISO 400 / Medición  Ponderada al centro / flash no / color sRGB / Edición Adobe Photoshop CS4


Music: Damien Fleau "le Départ" https://open.spotify.com/track/0yqrlefI8FR0Lx5HvwDMCC





viernes, 19 de agosto de 2016

Que hacer con un paraguas roto una tarde de lluvia. EL TUTORIAL


 Nota: Para la realización de este proyecto pueden ser necesarias varias tardes de lluvia.



Elegimos nuestro paraqguas roto
en mi caso un paraguas que en su forma original tenia 16 varillas, pero tenia una doblada.

Retiramos la tela, pero sin cortar el ribete del final porque luego nos hará falta.




Arreglamos el desperfecto del paraguas, en mi caso fue retirar la varilla rota, pero necesité desmontar todo el conjunto de varillas.



 Cortamos el mástil del paraguas, solamente dejamos la parte final.

Desmontamos el mango para luego utilizarlo como gancho colgador en nuestra lámpara.



 Recortamos el ribete final de la tela del paraguas que contiene los enganches para fijar la tela a las varillas

 Colocamos el ribete en el armazón, esto nos va a mantener la distancia adecuada entre varilla y varilla, y ademas nos va a permitir que el paraguas mantenga la forma adecuada cuando lo abramos.
Abrimos el paraguas hasta alcanzar la forma adecuada y lo fijamos con algo temporal ... un alambre, cuerda... algo que nos permita mantener la tensión mientras trabajamos en el siguiente paso.




Adornamos la circunferencia del paraguas, imitando el ribete de tela que aun tenemos puesto, en este caso he utilizado alambre de cero galvanizado fino y cuentas de colores, y lo he ido fijando a las varillas con almabre también. Lo he colocado antes de pintar para no dañar la pintura final de las varillas durante el proceso.         





Tapamos nuestro diseño de alambre con cinta de carrocero... y pintamos del color que mas nos guste.
He utilizado pintura en spray por comodidad, también podeis aplicar la pintura con pistola


Fijamos de manera definitiva la apertura del paraguas. he usado alambre de aluminio porque es mas facil de manejar, el unico inconveniente es que es mas fragil que el de acero, asi es que hay que ir con algo de cuidado.



El alambe va fijado en la parte terminal del paraguas y se pasa a través su agujero central.


Aquí coloqué un adorno, inicialmente lo compré para utilizarlo como tulipa para la bombilla, pero el sistema de luz no me convencía, asi que, como encajaba perfectamente en el soporte central de las varillas, lo utilicé para esto.

Pasé al almabre a traves de él y lo fijé


Una vez este todo correctamente fijado, comenzamos a darle forma al alambre del borde, para que se asemeje más a la forma real de un paraguas.


Ahora adornamos el resto, aquií el unico límite lo pones tu y tu imaginación. Puedes utilizar cualquier material que se te ocurra y que se adapte a las necesidades de tu proyecto.


Posteriormente, colocaremos el sistema que nos permita colgar el paraguas. He utilizado rollo de cuentas y lo he pasado a través de una anilla de cortina que tenia por casa.



 Poned especial cuidado en la longitud de cada uno de los cordones para que finalmente el paraguas quede nivelado.





Preparamos ahora el mango del paraguas que nos va a servir para colgarlo después. Con una broca adecuada para el material del mango le aplicaremos una perforación del grosor del cable de luz que hayamos preperado



Seguimos adornando el paraguas, como toda lámpara de araña, debemos colocar algunos adornos que cuelguen y que embellezcan el resultado final.



 Montamos el sistema eléctrico: bombilla, cable y casquillo de lámapara.




 ... y comprobamos que funciona!



Podemos pintar además el cable, para que quede más bonito y se asemeje más al mastil central de un paraguas.



Pasamos a través de la anilla tiras de cuentas que caeran por la parte central.


Cada tira va doble, es decir, que colgarán desde su parte central a través del paraguas y cada punta se fijará en una varilla, en la parte que a nosotros nos guste




Para que las tiras no se muevan y varien su lóngitud, sujetamos el sistema con una brida de plástico.


Pasamos el cable con la bombillas a través de la anilla y el mango del paraguas,

Colocamos una brida de plástico en el cable que asoma por encima del mango para que así no se mueva.





...Aquí mi ayudante